martes, 8 de abril de 2014

Sobre el uso de la raya (I)

Las recetas del profesor Navarro (IV)




En esta cuarta entrada hablaré del uso de la raya en la reproducción de los diálogos en narrativa y los incisos explicativos del narrador.
Dejaré para la próxima ocasión el resto de aplicaciones de este signo de puntuación.

 

Usos de la raya (I)


No me cabe duda de que a un escritor curtido esta entrada no le parecerá de mucha utilidad, sabrá usar la raya correctamente, aunque creo que no está de más disponer de un lugar donde consultar las dudas.
Sin embargo, para aquellos autores que empiezan a dar sus primeros pasos en el mundo de la escritura les recomiendo que lean esta información y la tengan presente cuando escriban los diálogos en sus novelas o cuentos. Solo algunos premios Nobel pueden permitirse la licencia de no utilizar la raya.
Si uno entra en internet encontrará muchas entradas sobre este asunto. La mayoría de ellas están basadas en las normas de la Academia, pero en mi opinión algunas son incompletas y otras demasiado complejas.
De todo lo que he leído, traigo aquí lo que me parece más útil. Se trata de diez ejemplos que resumen el uso más frecuente en narrativa.

La raya (—) es un signo de puntuación de mayor longitud que el guion (-), el cual no debe confundirse con el signo matemático de restar (-), de mayor longitud. El guion se utiliza para separar palabras compuestas (físico-químico) o para separar una parte de una palabra que pasa al siguiente renglón.
En narrativa no debe utilizarse el guion, sino la raya.
La forma de obtenerla en el teclado es con Alt+0151.

Los usos más frecuentes son los siguientes:
   En la reproducción escrita de un diálogo.
    Para introducir los comentarios o aclaraciones del narrador a las intervenciones de los personajes.
    Para introducir cada uno de los elementos de una lista.
    Para encerrar aclaraciones o incisos.
    Para introducir una nueva aclaración o inciso en un texto ya encerrado entre paréntesis.


Los diez ejemplos que indico a continuación resumen los usos más frecuentes en la reproducción escrita de un diálogo y para introducir los comentarios o aclaraciones del narrador [1]:
     
1. —He descubierto que tengo cabeza y estoy empezando a leer.
2. —Oh, gracias. Muchas gracias por sus palabras —murmuró Jacqueline.
3. —Somos muchos de familia —terció Agostino— y trabajamos todos.
4. —Seguro que, a la larga —replicó Carlota con decisión—, todo se arreglará.
5. —¡Sophie, vuelve! —insistía Stingo—. He de hablar contigo ahora mismo.
6. —¿Y tú qué entiendes de eso? —saltó Stephen—. No has leído un verso en tu vida.
7. —Con lo que me hubiera gustado escribir... —susurró—. Poesía. Ensayo. Una buena novela.
8. —Esto no puede continuar así. La cosa ha ido demasiado lejos. —Se levantó, al tiempo que se miraba     las manos—. Tengo que sobreponerme, acabar con esta locura.
9. —Sí, amigo mío, me asombra tu valentía —dijo ella con aplomo. Y tras una breve pausa, añadió—: Admiro de veras tu sangre fría.
10. —Ya sé en qué está pensando —dijo la propietaria—: en el color rojo. Todos hacen lo mismo.

Deben observarse las siguientes normas:
    La raya de arranque del diálogo va pegada a la primera palabra del parlamento, como en el ejemplo 1. También va pegada a los signos de apertura de interrogación y exclamación al principio del parlamento, como en los ejemplos 5 y 6.
    La raya de cierre cuando el párrafo termina con el inciso del narrador es superflua, como en el ejemplo 2.
    Las rayas de apertura y cierre de un inciso del narrador van pegadas a este y separadas del parlamento. Como en el ejemplo 3.
    La coma que debe ir después de la palabra «larga» en el ejemplo 4 se coloca después del inciso, nunca antes.
    En los ejemplos 5, 6 y 7 figura un punto de cierre después del inciso del narrador, aun cuando el parlamento del personaje previo al inciso lleve signos de exclamación, de interrogación o puntos suspensivos (signos que, en realidad, no tienen función de cierre propiamente dicha).
    En el ejemplo 8 vemos que después de la palabra «lejos» ponemos punto y el inciso del narrador comienza con mayúscula. Cerramos el inciso con el punto después de la raya de cierre, no antes. En este ejemplo el inciso del narrador no tiene relación directa con el diálogo.
    Cuando el inciso del narrador utiliza un verbo de dicción como decir, afirmar, añadir, preguntar, insistir, terciar, etcétera, el inciso comienza con minúscula.
    En los ejemplos 9 y 10 vemos que los dos puntos figuran después de la raya de cierre del inciso del narrador.


 Referencias:
[1] Eduardo Escarleti (tiene la pega de que usa guion en lugar de raya) http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/tecni/guiones.htm
Para mayor información véase el DPD
http://buscon.rae.es/dpd/?key=raya&origen=REDPD

15 comentarios:

  1. Consejos muy útiles para maquetar de manera profesional textos impresos y ebooks. La raya larga puede obtenerse y guardarse mediante Insertar>Símbolo>Símbolo avanzado.
    Yo la tengo disponible pulsando ctrl+ -

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo, Julio, si se guarda mucho mejor. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo que esta fue una de las primeras cosas que investigué en profundidad cuando comencé a escribir. Mi Word antiguo tenía esta raya larga en "Caracteres especiales", lo cual era una lata cada vez que quería insertar una. Tampoco tenía la opción Alt+0151 porque no tenía teclado numérico. Lo que hice fue poner el guion corto y cuando terminé la novela busqué y reemplacé todos los guiones por rayas. Fue lo más cómodo. En la última versión de Word es muy fácil insertarla. Gracias por esta lección tan útil, Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Una solución muy práctica, Mayte. Yo suelo usar ALT+151 y cuando te acostumbras no cuesta nada.Pero, claro, hay que tener teclado numérico. Por lo que he visto, mucha gente ignora este signo ortográfico, o lo utiliza de manera inapropiada, habiendo como hay tanta información al respecto. En fin, espero que sea de utilidad para aquellos que empiezan.

    ResponderEliminar
  5. No está de más refrescar las ideas, que con tanto ajetreo se me han oxidado. Muy buena entrada, amigo. Tengo pendiente de leer algunas atrasadas, lo haré en breve.

    ResponderEliminar
  6. Mercedes, gracias por leer la entrada. Con tanto «ajetreo» menos mal que el «ajedrez» funciona. Tengo ganas de que me reveles el secreto de ese juego para gente inteligente. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, don Francisco. Queda menos para la reunión de Cartagena. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  8. Un servidor, que empezó a escribir por instinto, sin academia ni manual, empezó a escribir los diálogos con guión corto, con las acotaciones del narrador con mayúscula inicial y otras aberraciones. La primera vez que alguien me dijo cómo debía hacerlo con corrección casi me quedo en el sitio.
    Una información muy útil, sobre todo para los que empiezan.

    ResponderEliminar
  9. Yo empecé usando las comillas inglesas para acotar los diálogos, luego el guion y más tarde la raya.

    ResponderEliminar
  10. A veces no me explico que haya gente aficionada a la lectura que no tenga cuidado con el uso de la raya al empezar a escribir, solo es fijarse un poco en alguna novela que uno tenga a mano. Luego es práctica y pararse a pensar el por qué se utiliza la raya en cada caso. De todas formas este resumen me ha sido muy útil para asentar conceptos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mr. Hyde, yo tampoco, habiendo tanto donde mirar. Creo que si ocurre es porque no se da importancia a estos temas. Gracias por comentar y por afirmar que te ha sido útil el artículo.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Las de barbaridades que habremos hecho todos cuando empezábamos! Y seguro que alguna todavía se nos escapa...
    Gracias, profe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, qué gusto verte por aquí. Yo aún sigo haciéndolas pero para refrescar la memoria consulto cuando me surgen dudas. Gracias y un beso.

      Eliminar