jueves, 13 de marzo de 2014

Sobre los números romanos y las fechas

Las recetas ortográficas del profesor Navarro (III)



En esta tercera entrega me propongo recordar cómo se usan en la actualidad los números romanos y cómo escribir las fechas, de acuerdo con las recomendaciones dictadas por la Academia.
Con esta tercera entrada doy por terminada la serie sobre ortotipografía de los números.

En la próxima cita recordaremos cómo debemos utilizar los guiones largos o rayas y para qué.   

Sobre los números romanos

Como todos sabemos la numeración romana emplea siete letras del alfabeto latino —I, V, X, L, C, D y M— a las que se les asigna un valor numérico fijo y tienen forma de mayúscula.
No entraré en cómo se construyen los números utilizando las citadas letras, pues es bien sabido por todos. Nos centraremos en comentar cuál es el uso más frecuente.
En la actualidad casi siempre se utilizan con valor ordinal y en los casos que se señalan a continuación:
   Para indicar los siglos: siglo iii. No deben usarse números arábigos.
   Para indicar las dinastías en ciertas culturas: los faraones de la xvii dinastía.
   En las series de papas, emperadores y reyes de igual nombre: Juan XXIII, Juan Carlos I.
  En la numeración de volúmenes, tomos, partes, libros, capítulos o cualquier otra división de una obra, así como en la numeración de actos, cuadros o escenas en las piezas teatrales: capítulo iv, tomo iii, escena ii. En muchos de estos casos, pueden sustituirse por las abreviaturas de los números ordinales correspondientes: tomo 3.º, escena 2.ª e incluso por números cardinales: tomo 3, escena 2.
— En la denominación de congresos, campeonatos, certámenes, festivales, etcétera: II Congreso Internacional, XXXII Feria del Libro. Si el número resulta demasiado complejo, se prefiere, en su lugar, el uso de las abreviaturas de los números ordinales correspondientes: 78.º Campeonato de ajedrez. 
  Para numerar las páginas de secciones preliminares de una obra —prólogo, introducción, etcétera—, con el fin de distinguirla del cuerpo central.
   A veces, para representar el mes en la expresión abreviada de las fechas: 5/III/1997.

La Academia recomienda escribir los números romanos en versalitas —letras de figura mayúscula pero de altura similar a las minúsculas— cuando el sustantivo al que acompañen se escriba con minúsculas. Por ejemplo: siglo xix, capítulo iv, xxi dinastía; y en versales —letras mayúsculas— cuando vayan solos o se refieran a sustantivos escritos con inicial mayúscula. Por ejemplo: Felipe II, IV Congreso Internacional de la Lengua Española.
Para aquellos que nunca hayan usado las versalitas, pueden obtenerlas de su procesador de textos Microsoft Word de la siguiente manera: primero han de escribir en minúsculas las letras que representan el número romano, después, marcarlas con el cursor y a continuación usar la función «Formato, Fuente, Versales».

Sobre las fechas

Las fechas pueden escribirse enteramente con letras, con una combinación de letras y números o solo con números.

Si nos atenemos a la escritura de las fechas en los países de habla hispana, lo más habitual es utilizar una combinación de números arábigos y letras en sentido ascendente, es decir, primero el día en números, después el mes en letras con inicial minúscula y, por último, el año en números. Entre el día y el mes, así como entre el mes y el año, se intercala la preposición de: 20 de julio de 1969.

Con mucha frecuencia, cuando se quiere abreviar, las fechas se escriben solo con números, separando las cifras que corresponden a día, mes y año mediante guiones, barras o puntos, y sin blancos de separación: 20-7-1969; 20/7/69 o 20/VII/1969; 20.7.1969. El año puede escribirse con sus cuatro cifras o solo con las dos últimas, y el mes, en números arábigos o romanos.

En cuanto al uso del artículo el y, en consecuencia, de la contracción del antes de los años hay que tener en cuenta lo siguiente:
  Del año 1 al 1100 es más frecuente el empleo del artículo: Los árabes invadieron la Península en el 711.
  Del año 1101 al 1999 es mayoritario el uso sin artículo: Los Reyes Católicos conquistaron Granada en 1492.
  A partir del año 2000, la novedad que supuso el cambio de millar explica la tendencia mayoritaria a utilizar el artículo: Fui a Sevilla en la primavera del 2010 o mi hijo nació el 20 de marzo del 2008.


Referencia: Para una mayor información utilícese el Diccionario Panhispánico de Dudas. Edición 2005.


18 comentarios:

  1. Gracias Manuel por estas aclaraciones tan necesarias.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, gracias por compartir tus conocimientos.

    ResponderEliminar
  3. Judith, gracias a ti. Están al alcance de todos, solo hay que buscarlos. Tenerlos recopilados aquí, en nuestro blog, espero que sirvan para recordarlos y tenerlos más a mano.

    ResponderEliminar
  4. Está bien esto de tener expertos en casi todo. Este blog promete, para mí ya es un referente, y para algunas personas que me lo han comentado, también. Gracias, Manuel. Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Mercedes. En principio estaré mañana en la FNAC para apoyar a tu tocaya Mercedes Pinto y saludaros a todos los escritores, independientes o no, que vayan. Habrá tiempo para unas cañas, supongo. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bien tener toda esta información a mano . Gracias, Manuel, seguro que la revisaré más de una vez.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Mayte. Como algunas no son de uso frecuente, se olvidan.

    ResponderEliminar
  8. Que sepas, Manuel, que me estoy haciendo un pequeño dossier de consulta con todas tus recetas ortográficas. Recuerdo que la numeración romana se me atragantó cuando era pequeño, y es que se hace complicado concebir la correlación numérica en forma de resta.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Josep. Por eso se te dan mejor las letras, la literatura. Una paradoja, escribir las cifras con letras, para eso, mejor los árabes.

    ResponderEliminar
  10. Salve, Julio, gratias.
    Si aliquis perseveratus, etsi tacitus sapientem se faciet.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, profe. Unos consejos muy útiles.
    La verdad es que lo de los números en los textos siempre es un poco lioso.

    ResponderEliminar
  12. Lola, muchas gracias por pasarte. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Yo estoy haciendo como Capi, un dossier, lo que hace falta es que luego lo mire que con las prisas ni me acuerdo de que lo tengo. Excelente entrada de algo que no por no usar demasiado debemos de saber escribir. He comprobado que en mi nueva novela, que los capítulos marcan día y fecha, están bien escritas (y). Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola, María José. Estos temas son un poco tediosos, pero debemos tenerlos a mano para cuando surge la duda. La mente debe estar ocupada con la trama de la novela y no con las normas. Eso es para cuando llega el momento de la corrección.
    Un beso.

    ResponderEliminar