jueves, 16 de enero de 2014

HAS ESCRITO UN LIBRO. GENIAL. ¿AHORA QUÉ?



Creo que el espacio que me han otorgado mis compañeros de la AEI es muy interesante, me da la oportunidad de contar mi experiencia en este duro peregrinar del eterno «auxiliar» de escritor, que somos la inmensa mayoría. Además, es una ventana al mundo que me permitirá gritar los consejos que yo nunca tomé. Así me va.
Básicamente, es mi intención contar por entregas, a modo de consejos, lo que he vivido en primera persona desde que comenzara a escribir pensando en un posible lector.
El prólogo a todas mis recomendaciones lo repetiré una y otra vez. Es claro y conciso:
HAY TANTOS CAMINOS COMO ESCRITORES, MIS CONSEJOS SOLO TIENEN UNA MISIÓN ORIENTATIVA, LEELOS CON ATENCIÓN Y LUEGO OLVÍDALOS, TU EXPERIENCIA SERÁ ÚNICA. 
Convendría aclarar, siempre bajo mi punto de vista, que primero hay que «nacer» y luego «querer», no tengo constancia de que se haya dado el caso contrario. Tú por lo pronto has querido ser escritor, pero dudas de si has nacido para esto hasta dolerte. Tranquilo, nos pasa a todos.
Como ya has conseguido levantar una realidad paralela a la tuya juntando un mogote de palabras y sientes la imperiosa necesidad de comunicarla, estás viviendo la ansiedad propia de quien no sabe cómo. Tengo que decirte que has elegido un momento editorial confuso, para bien y para mal. Era mucho más fácil cuando el sendero se vislumbraba diáfano, aunque lleno de obstáculos. La opción era una, la tomabas o no. Ya se vería si después de tanto tropezar terminabas politraumatizado y con la absoluta seguridad de que este oficio no era lo tuyo, o escribiendo para tu santa madre, la única capaz de absorber tus letras y tu mermada moral. Hay que decir que algunos lo conseguían, es un hecho constatado.
Pero tu momento es otro, las opciones son tan diversas como débiles. Así que mi primer consejo es: resuelve este dilema.

Por mi parte, aquí te dejo las principales opciones conocidas:
* Me abro un blog, una página de Facebook y otra de Twitter para la promoción, a la que dedicaré al menos el treinta por ciento del poco tiempo que tengo para escribir. Después PAGO LA IMPRESIÓN DE EQUIS EJEMPLARES y me voy por las pequeñas librerías a calentarle la oreja al librero (pasa de las grandes, es una pérdida de tiempo). Aproximadamente uno de cada cinco mil consigue su propósito de llegar a una masa crítica de lectores, y claro, las ganancias son interesantes.
* Me abro un blog, una página de Facebook y otra de Twitter para la promoción, a la que dedicaré al menos el treinta por ciento del poco tiempo que tengo para escribir. Después ELABORO UNA LISTA DE LAS EDITORIALES QUE PAGAN, no que cobran, por publicar obras, y me pongo a la tarea de escribir una carta de presentación ¡magnífica! Como magnífica habrá de ser mi paciencia hasta obtener la respuesta de al menos el veinte por ciento de ellas. Pero yo no tengo prisa, el no ya lo tengo, y el resto de opciones siguen esperándome. Siempre aproximadamente y según las aspiraciones de cada cual, lo consigue uno de cada tres mil, me refiero a un contrato y posteriormente a llegar a esa masa crítica de lectores que nos hace pasar de «auxiliar» de escritor a escritor.
* Me abro un blog, una página de Facebook y otra de Twitter para la promoción, a la que dedicaré al menos el treinta por ciento del poco tiempo que tengo para escribir. Luego busco editoriales e INCLUYO LAS QUE OFERTAN COEDICIONES, puedo permitirme una inversión y sé que hay lectores deseosos de conocer mi historia, en cualquier caso no creo que pierda mucho. Me consta que sí, que la mayoría de los autores pierden mucho, pero es una posibilidad y dicen que para ganar hay que perder. Además, tú tienes capital de sobra para invertir en esta altruista empresa de engordar la ya vasta cultura de nuestro mundo. El contrato lo consigue el cien por cien (excepto despistados) y el «título» de escritor no más de uno de cada dos mil.
* Me abro un blog, una página de Facebook y otra de Twitter para la promoción, a la que dedicaré al menos el treinta por ciento del poco tiempo que tengo para escribir. A continuación me cuelo con un amigo cómplice en un sarao de famosos, ME ARRIMO A LA BELÉN ESTEBAN O AL KIKO MATAMOROS (según interese un sexo u otro), le digo a mi colega que me haga unas fotografías y me invento otra historia mucho más convincente que la que quiero en realidad promocionar. Eres un cuentista, esto no debe suponer un problema para ti. Eso sí, tu carrera de escritor será tan intensa como corta. A mí se me pasó el arroz, no podría ser la protagonista de una historia así ni de coña. La masa crítica de lectores está sobradamente asegurada y las ganancias son suculentas, pero nunca pasarás de aspirante a escritor, esto siendo muy benévola.
* Me abro un blog, una página de Facebook y otra de Twitter para la promoción, a la que dedicaré al menos el treinta por ciento del poco tiempo que tengo para escribir (de esta primera parte de cada opción no te vas a librar de ninguna de las maneras a no ser que te toque el gordo literario, o sea, un agente que pertenezca a esas especies en extinción que lo dan todo por su autor. Dicen que existen, incluso hay quien asegura haber visto uno, son algo así como el monstruo del lago Ness, salvando las diferencias) y opto por la AUTOPUBLICACIÓN DIGITAL. Bajo mi punto de vista, en estos momentos es la posibilidad más peligrosa y valiente, la más directa y absorbente, la más posible y competitiva, la que implica más futuro e incertidumbre. La que a mí me abrió las puertas y de la que hablaremos sobradamente en más ocasiones. Uno de cada diez consigue ser escritor si persevera en su trabajo, el tres por ciento consigue una masa crítica de lectores y la posibilidad de ser best seller y empezar a ganarte la vida con este oficio se multiplica notablemente con respecto al resto de opciones. 
Para la próxima entrega deberás haberte decidido por un camino u otro y será el momento de hablar de cómo presentar al lector tu obra.
Ha sido todo un placer, querido «auxiliar» de escritor.

Mercedes Pinto Maldonado


16 comentarios:

  1. No sé si habrá alguna otra opción, creo que las has tocado todas y de una manera irónica,pero que se acerca mucho a la realidad. Quizás, si eres un genio escribiendo y no tienes prisa puedas llegar a una editorial por el camino tradicional o ganar un gran concurso y conseguir publicar tu primer libro pero eso no es garantía de que te publiquen el segundo. Gracias, Mercedes Pinto.

    ResponderEliminar
  2. Añado, Mercedes, la sexta opción que apunta Manuel Navarro: presentarse a concursos. En mi primera encarnación como escritor, a finales de los 80 del siglo pasado, dos premio consecutivos me sirvieron para publicar, ganar un buen dinerito y para darme a conocer dentro de un orden.
    Muchos años después, en 2010 tras un largo desierto productivo, me presenté a cantidad de certámenes. Obtuve algunas pequeñas satisfacciones y un premio en noviembre. Era poquito dinero (en cualquier caso más del que llevo ganado en Amazon) y la editorial penosa. Pero pero me sirvió de estímulo para la segunda reencarnación, ya en la era Internet.
    No debe descartarse esta posibilidad. A pesar de la crisis hay más premios que champiñones en otoño. Y es compatible con Amazon y demás plataformas. Huid de los grandes premios preconcedidos, a no ser que la obra sea muy buena. Entonces seguro que asoma entre las finalistas.
    Agrego que cada semana juego a la lotería, otra forma de azar.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estas reflexiones tan sensatas como realistas. Pienso que el camino es difícil, como casi todo lo que vale la pena, por ello es fundamental que todo aquel que desee publicar sepa desde el principio dónde se mete y lo importante de acompañarse de muchísima capacidad de trabajo y esfuerzo; constancia; paciencia, y confianza en sí mismo... Gracias, Mercedes, por tus interesantes aportes. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto, yo me decidí x la autopublicación, y no me arrepiento... Y lo genial de todo esto, es que como dices en tu articulo, hoy en día los autores tenemos más opciones que nunca...y eso es muy bueno!

    ResponderEliminar
  5. Después de siete años dedicada de lleno a escribir con intención de publicar, porque escribir lo he hecho siempre, es el primer año que decido hacer alguna de las cosas que aconsejas. Estoy por utilizar una de las opciones, me refiero a la de arrimarme a un famosillo. ¿Tú crees que la Esteban me apoyaría? Empezaré por colarme en algún sarao, como dices.
    Y fuera de bromas, ¡qué razón tienes! Vendo más desde que he puesto en marcha mi blog, remodelado la Web, me he hecho amiga del pajarito y todo lo que sea con tal de vender, menos venderme. ¡Por ahí no paso!

    ResponderEliminar
  6. Dicen que el Alcoyano Fútbol Club tenía mucha moral porque a pesar de ir perdiendo un partido por 22 a 0 el extremo derecha todavía sacaba los córners con entusiasmo y salía corriendo para rematarlos de cabeza a ver si empataban. Algo de eso debemos de tener los "auxiliares" de escritores. La suerte que tenemos la mayoría de los que nos empeñamos en este oficio es la moral que nos mueve a no detenernos en el empeño, convencidos de que a lo peor algún día la flauta suena por casualidad y llegamos a algo sin necesidad de tenernos que involucrar en algún escándalo de gran repercusión mediática. Lo de los premios literarios de campanillas, Julio, es un escándalo en el que ya nadie cree y los honrados son de tan escasa repercusión que sólo valen para adjuntarlos al CV. Tienes mucha razón en todo lo que dices Mercedes y estaré muy pendiente de tu próximo post para seguir aprendiendo y escarmentando en cabeza ajena. Mientras tanto, hay que seguir escribiendo aunque tan sólo sea por el placer de volver a hacerlo.

    ResponderEliminar
  7. Un artículo muy interesante, Mercedes, enhorabuena. Yo estoy en el tercer grupo, en el de Juan Palomo. Pero mira, creo que me da más satisfacciones que estar prisionero de una editorial que no te da ni para pipas, según leo por ahí. De vez en cuando me piden uno de mis libros, y mantengo un contacto con mis lectores, y eso vale mucho. En algunas épocas nadie parece acordarse de mí, pero no por ello dejo de escribir. Llevo nueve años haciéndolo, y espero seguir haciéndolo muchos años más. Pero no busco el best séller, sino que la gente me lea. :-)

    ResponderEliminar
  8. Esta noria gira tanto y tan rápido que es difícil acertar con la fórmula mágica. La fortuna está de nuestra parte y la autopublicación profesional nos permite escoger entre varias opciones. Independientemente de la que escojas, es importante hacerse con un sitio en las redes sociales, algo agotador, pero a la vez imprescindible. Twitter, Facebook y los blogs, son los escaparetes del siglo XXI y debemos estar en ellos si queremos que nos vean.
    Tomo nota de tus consejos, que no son pocos y todos útiles.

    ResponderEliminar
  9. Voy a poner un toque de optimismo. Las posibilidades son muchas. Vivimos en la época de las oportunidades. Hace tan solo unos pocos años nada de lo que hacemos hoy era posible. Las nuevas tecnologías nos han traído la revolución literaria. Si abrimos un blog, alguien nos leerá, si escribimos una novela, también nos leerán. Hoy todos podemos demostrar nuestro talento y encontrar lectores, sean muchos o pocos. Tenemos armas con que luchar, antes no teníamos nada más que los concursos o la vía casi imposible de las editoriales.

    ResponderEliminar
  10. Muchas posibilidades y divicil la elección, cada uno tiene su más y su menos, yo tenía claro que nunca pagar para que me publicaran, pensé en editorial tradicional: ni caso y también caí en la ilusión de los concursos y vaya chasco que me llevé. Muy buena entrada y creo que puede ser muy útil para el que ha puesto el FIN a su novela y debe decidirse por alguna. Yo recomiendo autopublicación digital, creo que es la menos dolorosa.

    ResponderEliminar
  11. Interesante entrada. Yo aún tengo que escribir el libro (no sería el primero que escribo, pero sí el primero que tengo intención de publicar), pero este tema me interesa mucho. Lo suficiente como para plantearme cuestiones al respecto.

    La que más me rebota dentro del cráneo hace referencia a la cuenta de Twitter para la promoción de la obra. Entiendo que las redes sociales son lo que son en la actualidad y no hacer ruido en Internet es equivalente a no existir, pero yo soy el primero que sigue algo por interés y lo acaba borrando de la lista porque se me hace cargante.

    Creo que esta puede ser una buena fuente de conocimiento a la hora de desentrañar los misterios de la promoción de la obra en las redes sociales. Me consta que hay aquí mucha gente que sabe de esto porque lo ha experimentado personalmente y espero sinceramente sacar conclusiones sobre estas cosas que yo veo con escepticismo cuando todo mi entorno lo tiene tan claro. No es, por supuesto, ni una cuestión de tozudez ni la convicción de que esta vez sí "toca unirse al rebaño"; es una mezcla sincera de curiosidad e interés.

    Estaré pendiente de próximos desarrollos sobre este hilo trascendental dentro de los contenidos del blog :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Yo también voy a ser optimista: Si algo hemos ganado con la posibilidad de autopublicarnos es que no tenemos que cortarnos las venas porque nadie nos hace caso ni dejarnos la pasta en psiquiatras (lo siento por María José).

    Y además, saber que podrás publicar tu obra y que alguien te leerá siempre es un estímulo para seguir haciendo lo que más nos gusta, que es escribir.

    Buen artículo, Mercedes!

    Y un besazo para Adri, que lo conozco casi desde pequeño y algún día dará mucho que hablar como escritor.

    ResponderEliminar
  14. Gracias a todos los que habéis comentado, la verdad es que vuestros comentarios son muy interesantes, una buena ampliación del artículo, que siempre se queda corto.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha parecido muy interesante tu artículo. Voy a comentar mi experiencia: hace unos años que escribo relatos, aún no me había planteado publicar un libro mío pero de vez en cuando mandaba algún relato a algún concurso. En uno de ellos, aunque no gané me escogieron un relato para publicar en un libro junto con otros autores, y me pidieron que les mandara más relatos para ver si pudieran estar interesados en publicarlos...y cuál fue mi sorpresa cuando me dijeron que sí. No tengo que poner nada de dinero en principio pero me comprometo a vender (o pagar a la editorial 90 ejemplares). Después de mucho pensar he decidido aceptar las condiciones y hoy mismo me han mandado el contrato...es un libro en papel y me hace mucha ilusión!
    No tengo ningún tipo de experiencia en estos temas y agradezco mucho toda la información que podéis dar los que si la tenéis.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante el artículo. Yo he optado por la autopublicación en Amazon, pues no deseo pasar por el calvario de recibir más y más cartas de negativas de editoriales ni estoy dispuesta a soltar un céntimo para coeditar mis obras. Nadie me hace promoción y nunca ganaré dinero con esto, pero sí me siento satisfecha con lo que hago. Por si a alguien le apetece echar una ojeada...
    http://www.amazon.es/LA-SAGA-DE-MANDR%C3%81GORA-ebook/dp/B00HFETC8U/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1388921081&sr=8-1&keywords=la+saga+de+la+mandragora

    ResponderEliminar