martes, 24 de diciembre de 2013

Un café con Leo (1) - Mayte F. Uceda (Escritora)

           UN CAFÉ CON LEO







Estoy en Cudillero, una preciosa villa pesquera asturiana bañada por los encantos del Cantábrico para tomar un café con la escritora Mayte F. Uceda.





Las calles transpiran sosiego y sus habitantes, los pixuetos y pixuetas, son gente encantadora y amigable. Acostumbrado a las prisas y el anonimato de las grandes ciudades, es de agradecer que aún haya gente que te dé los buenos días mirándote a los ojos, como me ha ocurrido esta mañana al llegar a este magnífico lugar.


He quedado con Mayte a las 11:00 de la mañana para tomar un café en la terraza del restaurante El Patrón y no me gustaría llegar tarde. Mi anfitriona se acerca con una sonrisa en la cara y me da un par de besos. Cabe decir que es aún mucho más guapa al natural.

Leo: Hola, Mayte. Muchas gracias por recibirme en tu tierra. Estoy maravillado con este paisaje.

Mayte: El placer es mío, Leo. Me hace mucha ilusión charlar contigo.

Leo: Dime, Mayte… ¿A qué te dedicas cuando no escribes? ¿Quién es Mayte F. Uceda?

Mayte: Soy una mujer con grandes ansias de conocimiento. Estudié Informática de Gestión porque todo el mundo decía que tenía futuro, pero a mí eso de diseñar aplicaciones informáticas para las empresas se me atragantaba un poco. Cuando me casé, me trasladé a Madrid, y al nacer mi hijo decidí que me ocuparía de su crianza. No fue fácil renunciar a un sueldo, pero en la vida cada uno establece sus prioridades. Aproveché esos años para ampliar mi formación; obtuve el título superior de la Escuela de Idiomas, en inglés, y después seguí con el Grado de Educación Social que imparte la UNED. Vivo en una casa de campo, tenemos un huerto ecológico, árboles frutales y algunas gallinas. Tengo la vida que siempre deseé y no me aburro nunca.

Leo: ¿Cuándo te picó el gusanillo de la escritura?

Mayte: Siempre he tenido ese gusanillo, pero lo desarrollé de una forma diferente, componiendo canciones (formé parte de un grupo musical en la década de los noventa) o escribiendo montones de diarios personales. Pero fue al intuir que la vuelta al mercado laboral no sería fácil cuando pensé en tomármelo en serio. Si antes de esta crisis ya no era sencillo para las mujeres ausentes reincorporarse a un trabajo, ahora todavía es más complicado. Y por mujeres ausentes me refiero a aquellas que deciden renunciar a un trabajo remunerado para ocuparse de sus familias. Un día, hace cuatro años, me senté delante del ordenador y escribí: Capítulo 1, y ya no me detuve.
  
Leo: Has sido víctima del veneno de la escritura, ahora ya no hay vuelta atrás. Los primeros efectos de esa toxina han llegado en forma de novela. Los ángeles de la torre es tu primera obra, una historia dirigida a un público joven pero que está ganando adeptos entre lectores de otras edades. Explícanos alguna cosa de la novela. Ya te avanzo que la portada es muy sugerente e invita a lanzarse a la piscina.


Mayte: Los Ángeles de La Torre es el producto de una combinación de sucesos. Por un lado, tengo el placer de contemplar cada día la imagen de una torre de estilo neogótico, muy evocadora. A esto se le sumó la visión del cuadro de John Collier dedicado a Lilith. Quise saber quién era Lilith y la historia que encontré me resultó fascinante, poco explotada por la literatura actual a pesar de la cantidad de novelas de seres sobrenaturales que saturan la literatura juvenil. Creo que he conseguido ser original dentro del género y ofrecer una visión actualizada de algunos mitos como el mago Merlín o los vampiros.

Leo: Tu novela ha empezado a tener sus primeras críticas y todas son muy positivas. ¿Estás preparada para las alabanzas y para la crítica?

Mayte: Para las alabanzas siempre está uno preparado, ¿no? Las críticas sé que me dolerían, ¿a quién no? Pero de momento la novela recibe muy buenos comentarios, tanto en Amazon como en el blog, donde muchos lectores se ponen en contacto conmigo y me dicen lo que más les ha gustado. Esa parte es la más emocionante y me alegro mucho de haber abierto ese espacio dedicado exclusivamente a la novela.

Leo: Eso es bueno, el contacto con los lectores es algo muy gratificante para todo autor del siglo XXI. Me ha dicho un pajarito que presentas tu novela en Avilés, ¿cuándo?, ¿dónde?

Mayte: La presentación será el viernes 27 de diciembre, a las 19:30h en la librería «Azucel Ediciones», en la ciudad de Avilés. Estoy emocionada esperando el momento.


Leo: Pues te deseo toda la suerte del mundo, Mayte. La presentación de un libro siempre es una buena noticia. Y dime, Mayte... No debe ser fácil promocionarse siendo una autora independiente. ¿Qué dificultades te has encontrado en el arduo camino de la edición independiente?

Mayte: Para empezar, cuando terminé la novela no tenía ningún amigo escritor que me iluminara el camino. Tuve que aprenderlo todo yo sola; desde editar y maquetar la novela para subirla a Amazon hasta crear un blog. Fueron muchas horas viendo tutoriales. Luego comencé a buscar grupos de escritores independientes en las redes sociales, necesitaba contactar con otros autores que hubieran optado por la autopublicación. Y encontré muchísimos.

Leo: ¿Pasaste por el tortuoso camino editorial o te lanzaste a la piscina como independiente?

Mayte: Aún no había terminado de escribir Los Ángeles de La Torre cuando descubrí las posibilidades que ofrecía Amazon. Tuve claro que lo haría de esa manera, que autopublicaría. Nunca envié la novela a una editorial, así que no sé lo que habría sucedido.

Leo: Parece ser que muchos autores han renunciado al “vía crucis” que comporta ir de editorial en editorial. Los tiempos cambian y ahora parece que las editoriales revuelven entre los talentos emergentes para “cazar” a su nuevo best seller. ¿Te apetecería que una editorial se interesase por tu obra? ¿Cualquier editorial?

Mayte: La opción de la editorial siempre es muy tentadora, sus canales de distribución son infinitamente superiores a los míos. Pero no ficharía con cualquier editorial. Ya pasé por esa experiencia cuando la novela alcanzó el primer puesto en fantasía juvenil. Una editorial contactó conmigo, nos reunimos, charlamos de las condiciones y después la cosa no arribó a buen puerto, no me gustó cómo estaban actuando y decidí no firmar el contrato.

Leo: Los ángeles de la torre es una novela muy cinematográfica y apostaría a que el público puede demandar una segunda parte. ¿Te lo has planteado?

Mayte: No me lo había planteado, nunca fue mi intención hacer una saga. Pero es cierto que me demandan una segunda parte. Lo pienso y me echo a temblar. Escribir Los Ángeles de La Torre supuso para mí un esfuerzo enorme. Es una novela extensa, me dejé la piel en ella y tengo miedo de que no me quede más piel por mudar. Pero me he comprometido a hacerla y es de mal gusto no cumplir lo que se promete, ¿no?

Leo: Pues sí, Mayte, sería feo. (Risas) ¿En qué trabajas ahora? ¿Tienes alguna historia entre manos?

Mayte: Estoy terminando mi segunda novela, abandono el género fantástico y aterrizo en la realidad con una historia actual que narra las aventuras de tres amigas que deciden pasar sus vacaciones en un pequeño pueblo del norte de Escocia llamado Beauly. Tiene una intensa historia de amor, con muchas dificultades e impedimentos, aunque te anticipo que soy de las que se niegan a escribir finales tristes.

Leo: Estos escritores… Aún no han acabado una novela que ya tienen en la cabeza la trama de otra. ¿Te tomas la escritura como un trabajo?

Mayte: Me lo he tomado muy en serio desde el principio. Tengo la suerte de que mi marido me apoya en todo y se ocupa de muchas cosas mientras yo escribo. Cree en mí, en mis posibilidades. Le gusta leer lo que escribo. Supe que Los Ángeles de La Torre gustaría a un público muy amplio cuando él me dijo que le había encantado, porque jamás leería una novela de género fantástico, sin embargo remarca que Los Ángeles de la Torre tiene algo que te hace permanecer dentro de la realidad.

Leo: El apoyo de la familia es muy importante. Háblame de la planificación de tu trabajo. Hay varios tipos de escritores, aquellos que planifican cada novela de una manera metódica y otros que permiten que sus personajes vayan moldeando la historia. ¿Qué técnica utilizas?

Mayte: Cuando me pongo a escribir tengo bastante claro el principio, el nudo y el desenlace. Partiendo de esa base, dejo que la historia fluya de forma coherente con la trama central. No me obsesiono con que las personalidades de los personajes estén completamente definidas desde el principio. Se van moldeando poco a poco de modo que, cuando llego al final, reescribo la novela hacia atrás, de esta manera es difícil que se escape algún detalle. 

Leo: Explícanos algún secreto de tu rutina. ¿Lo haces por la noche, a primera hora de la mañana o cuando surge? ¿Necesitas concentración o te gusta hacerlo con un poco de música?

Mayte: (Risas)

Leo: No te me sonrojes, que estoy hablando de escribir.

Mayte: Bueno, lo suponía. Me gusta la mañana, es cuando tengo la mente más despierta. Por la noche necesito dormir, no puedo trasnochar demasiado, no me sienta bien, y es algo que lamento porque soy un ave nocturna. Soy incapaz de escribir con música de fondo, me gusta demasiado para no prestarle atención. Tampoco necesito mucha concentración; recuerdo haber escrito Los Ángeles de La Torre con montones de niños jugando alrededor. ¿Un secreto? Cuando me voy a la cama visualizo mentalmente la escena que escribiré a la mañana siguiente.

Leo: Los elementos extras de promoción son esenciales hoy en día. Creo que acabas de estrenar book trailer. ¿Crees que una imagen puede ser una buena sinopsis o un complemento a ella?

Mayte: Creo firmemente que una buena imagen puede ser una herramienta promocional muy poderosa, de hecho, una de las últimas novelas que compré captó mi interés por la imagen que aparecía en la portada. Lo que nos resulta atractivo a primera vista nos incita a querer saber más. Una de mis últimas estrategias de promoción consiste en añadir una imagen a cada tweet que hago de la novela. Aprovecho las imágenes que adquirí para el book trailer y las reutilizo de forma individual en Twitter o en los enlaces de Facebook.

Leo: Me ha encantado conversar contigo, Mayte, pero se me acaba el tiempo. Mi autobús sale dentro de un rato y aunque Cudillero es una ciudad preciosa, me gusta dormir en mi cama.

Mayte: El placer ha sido mío. Espero que la próxima vez que vengas te quedes más tiempo, hay una torre misteriosa que quiero mostrarte.

Le doy dos besos y observo cómo se aleja con paso decidido hasta perderse por una de las callejuelas del centro. Muy maja, Mayte F. Uceda.

16 comentarios:

  1. Magnífico café, Leo. Enhorabuena a los dos. Y que tu presentación, Mayte, salga fantástica.

    ResponderEliminar
  2. Como me encantaría haber estado en ese bello lugar tomando un cafe con Mayte, como no puede ser me conformo con que lo tome Leo pero que conste que lo pongo en mis listas de deseos. este grupo me dio la oportunidad de conocer a esta excelente mujer, en todos los sentidos, y ya solo me queda pasar de la virtualidad a la realidad. Enhorabuena a Leo por la entrevista y a Mayte por ser como es. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias, chicos, ha sido una entrevista muy original. He disfrutado mucho respondiendo a las preguntas de Leo. Sería el aire de la mar...

    ResponderEliminar
  4. Una entrevista muy interesante al igual que esa villa asturiana de pescadores a juzgar por la foto. Tendremos que visitarla y disfrutar de una fuente de pescados y mariscos frescos de esas costas norteñas. Besos a Mayte y un abrazo al entrevistador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Manuel, Cudillero tiene una fuerte tradición marinera, y en su dialecto, el "pixueto" existen muchas palabras de origen nórdico. No se sabe muy bien cómo llegaron a formar parte del vocabulario local, aunque se cree que algunos piratas vikingos decidieron quedarse por estas tierras diez siglos atrás. Los Ángeles de La Torre refleja parte de esa historia en el ficticio pueblo de Loriana, basado en Cudillero.

      Eliminar
  5. Sinceridad y modestia en Mayte. Respira sosiego. De Capi no esperaba menos. Echo en falta unas sidrinas con un buen queso de la zona. O un pixín bien elaborado. Tiempo habrá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por sidra, Julio... No puedes pasear por Cudillero sin que te salpique, o sin que un pixín te dé un bocado.

      Eliminar
  6. Estupenda entrevista! Y justo la leo hoy, el día de la presentación.
    Mucha suerte, Mayte, y disfruta de tu momento.

    ResponderEliminar
  7. Excelente entrevista, felicidades a los dos :-)

    ResponderEliminar
  8. Fue un placer conocer a Mayte en profundidad. Gracias por acceder a tomar un café con Leo.

    ResponderEliminar
  9. En la recta final de las fiestas puedo dedicar un rato a lo que me gusta. ¡Al fin! No había podido leer a fondo esta entrevista, solo pasé por encima, lo mismo que otras entradas, pero al fin estoy aquí para felicitar a nuestro reportero Leo por su batería de preguntas y a la escritora por responder con el corazón en una mano y la sonrisa en la otra. Me ha gustado mucho lo que dices, porque eso de abandonar una profesión para ejercer otra, requiere valentía y mucha confianza en una misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo es un excelente reportero, Mercedes. Ha hecho una entrevista amena y divertida, además de original. Gracias por leerla.

      Eliminar
  10. Volver a Cudillero y recordar aquel rodaballo... ha sido genial, pero conocerte a ti, querida Mayte, y comprobar cuánto tenemos en común, ha sido lo mejor.
    Por cierto, tanto me gustó ese precioso pueblo que cuando llegué a casa lo pinté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo unos cuantos cuadros de Cudillero, Mercedes. Me gusta mucho pintar y Cudillero ha sido fuente de inspiración de pintores como Casaus, que inmortalizó el pueblo en innumerables ocasiones. Un abrazo.

      Eliminar