domingo, 24 de noviembre de 2013

Agrupación de Escritores Independientes (AEI)






page2image14960
Agrupación de Escritores Independientes (AEI)
Boris Rudeiko



Leí un artículo de Jordi Sierra i Fabra en El Tiramilla, publicación especializada en literatura juvenil, con el título «¿Autoediciones? ¡No gracias!», en el que el autor, dirigiéndose a los escritores noveles, afirma que hay dos formas de publicar un libro. Una es que un editor se interese por tu obra y la otra que recurras a la autoedición, de cuyos peligros advierte:

Autoeditarse un libro, aunque la imprenta o ese «editor» sean buenas personas [...], es como irse de luna de miel y besar una foto en lugar de besar a la pareja.

Y añade, sobre el oficio de escribir:

Escribir es algo maravilloso, un don que se tiene o no, un placer, un oficio sin tiempo ni edad, y mucho menos prisa. Si una chica quiere ser modelo ha de empezar con 13, 14 ó 15 años, porque a los 25 le dirán que es vieja. [...] Pero escribir... uno ha de formarse, leer, escribir sin parar, sin parar, sin parar, y con suerte, a los veintitantos, quizás publique un libro, y a los treinta y pocos o treinta y muchos descubrirá que, por fin, escribe medianamente bien. Y luego a los cuarenta, los cincuenta, los sesenta... se sentirá escritor. Nadie va a jubilarte. Podrás morir haciendo una novela a los ochenta o los noventa.

El problema no es tanto la autoedición o la edición por una editorial, sino el saber escribir y no tener prisa en publicar. Es cierto que hay escritores noveles que darían lo que fuera por ver publicado su libro, y pequeñas editoriales que ofrecen sus servicios para hacerlo a cambio de un módico (o no) precio. Pero el mundo ha cambiado. Hoy no hay que recurrir a una imprenta o «editor» a cambio de gastarse el dinero. Con la llegada de Amazon y otras plataformas de autoedición se abren nuevas expectativas para un escritor. Estas plataformas permiten publicar un manuscrito, totalmente gratis, sin tener que pasar por el proceso de escribir a las editoriales y esperar que te contesten, normalmente, que tu libro no está dentro de su línea editorial. O después de haberte dirigido a ellas sin éxito. Así que muchos autores independientes eligen esta opción de las plataformas de autoedición para publicar sus libros.
Algunos logran que una editorial convencional se fije en ellos, luego de conseguir situar sus libros en lugares destacados de las listas de ventas, y los contrate.
En algunos casos los escritores que se autodenominan independientes, lo que significa que publican y promocionan sus obras por sus propios medios, al margen de que hayan publicado por una editorial o por un portal de venta electrónica, se agrupan para beneficiarse del trabajo conjunto y de la experiencia en la preparación, revisión y edición de sus obras, así como en las tareas de promoción y distribución. Utilizan las redes sociales y otros medios de comunicación a su alcance para darse a conocer y, en concreto, Facebook como base o foro de intercambio de conocimientos. Uno de estos grupos es la Agrupación de Escritores Independientes (AEI), de la que tengo el honor de formar parte, que integra a escritores que han publicado en Amazon y que consideran la calidad de sus obras, el precio justo y el contacto permanente con los lectores como sus objetivos más importantes.

PROSOFAGIA

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartírnoslo, amiga. Beso + Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti José y espero que disfrutes en este blog con las magnificas secciones que hemos preparado. Esperamos verte mucho por aquí. Un saludo

      Eliminar